¿Con que alimentas tu cerebro?

Inicio / Entradas del blog / ¿Con que alimentas tu cerebro?

Tu cerebro en la oficina: llegas de mal humor porque el tráfico es una mierda, es lunes, el fin de semana te enteraste que el precio del transporte público subió sus precios, vuelves a verle la cara a tu jefe que es un pesado.

En casa: llegas cansad@, te sientas frente al televisor, escuchas las noticias diciendo que robaron, mataron o cualquier otra barbaridad en tu país, te aburres, entras a netflix y te pones a ver “narcos”.

En tu entorno social: inventas chismes, escuchas chismes, hablas de la novela, la vida es muy dura, tu trabajo te tiene mamad@, el alcalde es un inepto, el gobierno nos roba el dinero…

Esto no pasa en todos los países. En los otros países, hay otros tipos de mierda que nos creemos, igual, también entras en ese círculo sin excepción.

Te acabo de mencionar un resumen de una persona normal. Que feo se ve viéndolo desde ese punto de vista ¿verdad?

pasos de elefante

Las personas normales, solemos hablar cualquier cosa que se nos pasa por la mente y nos dejamos influenciar muy fácilmente si no tenemos ciertos hábitos.

En mi mente solo había caos, cosas imposibles, pensamientos negativos, personas innecesarias, y más del tan famoso “me toca hacerlo para…”

Tengo que admitirlo, no sabía que estaba tan metido en ese hueco, me dejaba influenciar un montón, me dejaba rayar el coco cuando me decían que algo de lo que pensaba está mal solo porque no se hacía como a esas personas les gustaba.

Cuando me di cuenta de todo esto, empecé a pensar como siempre había querido, sin ir en contra de lo que mi mente decía y lo más importante, sin pasar por encima de nadie más.

Lo que hacía, era cambiar mi círculo social, volverme más callado, incluso dejar de hablar con las personas que más quería con el fin de no tener más discusiones con ell@s.

Al fin lo he logrado, empiezo a darle la importancia que merecen mis pensamientos, me meto en el mundo de la lectura, hablo con personas que son de mi agrado, me meto en temas que me gustan, al fin siento que mi tiempo empieza a tener valor.

Cuando asisto a seminarios de desarrollo personal y financiero, quiero involucrar a personas que para mi vida eran importantes intentando invitarles a estos eventos. Gran error, vuelvo a cagarla, dándome cuenta que si alguien quiere ser o hacer algo que tú haces, simplemente te pregunta como lo hiciste.

Por este tipo de cosas te traigo las mejores maneras de alimentar de una forma sana tu cerebro.

Despierta tu cerebro

Si estamos en una zona de confort y sabemos que esa no es la zona de confort en la que queremos estar, empieza haciendo ejercicios para que tu cerebro despierte nuevamente tu capacidad creativa.

Esto viene de la mano con tus emociones y sentimientos, con todo eso que en algún momento soñaste hacer y dejaste de lado por seguir pensando en trabajar para poder conseguir dinero y hacer eso que tanto te gustaría.

Tu cerebro necesita recargarse día a día de tus sueños y sentimientos nuevamente, hazlo soñar todo el tiempo.

Dale información necesaria a tu cerebro

ya que tu cerebro empezó a estimularse nuevamente, va a empezar a tener interés por todo lo que sientas.

Empieza a leer artículos, libros, blogs o información que logres encontrar sobre lo que te gusta.

Si te aburres fácilmente, leyendo o escuchando esta información, ya sabes que no es donde debes estar porque no es lo que te apasiona. Vuelve entonces al primer punto. Esto puede pasar millones de veces (Te lo digo por experiencia).

Cada vez que le agregas información de valor a tu cerebro, este va a empezar a imaginar cosas más asombrosas y quizá llegues a un momento en el que te sientes confundido y pienses que todo lo que tus sentimientos te dicen, es algo poco probable.

Aquí es cuando debes abrir tu boca y decirle a tu cerebro que eso es lo que tú quieres. Recuerda que el cerebro hace caso al sonido.

Acércate a lo positivo 

Personas que te quitan energía o suelen convertirla en energía negativa. Uy como me duele que sean personas que quiero.

Cuando escuchamos información negativa, nuestro cerebro la toma como algo malo, pero, si cada cosa negativa que escuches, la transformas en positiva y la dices en voz alta, tu cerebro lo comprenderá mejor y quitará un paradigma de tu mente.

Suena algo loco, sin embargo, cuando aprendes a manejar tu cerebro, te retribuirá de una manera asombrosa.

Si definitivamente, todos los días escuchas a las mismas personas decir cosas negativas a tu alrededor, adivina quien se debe ir de tu vida.

Premia tu cerebro

Convéncete de que cada cosa que estás haciendo, la estás haciendo bien y todo gracias a él.

Premia tu cerebro con sentimientos buenos, con días positivos, con personas con las que amas estar y queriéndote cada día mas.

Has que tu cerebro se sienta recompensado.

Cumple sueños 

Por más pequeños que sean, cada sueño que cumples, alimenta tu cerebro y mente recargándolos de energía para continuar luchando por lo que amas.

Me di cuenta, que no solo tenemos un sueño, ni solo una meta, ni mucho menos un solo objetivo. Tenemos millones, que cada día nacen se alimentan de emoción y se destruyen porque no los cumplimos.

Dale a tu cerebro el mejor alimento el cual es sentir que cumples sueños.

Bórrale el disco 

Cada vez que puedas, olvídate de todo lo malo, de todo lo que te genera estrés, cansancio, desesperación y fatiga.

Cada cosa se va mejorando cuando vas teniendo pequeños actos en tu vida que van construyendo una gran muralla. No desesperes.

Bueno, creo que estos son unos pocos tips que puedes aprovechar para alimentar de una manera saludable tu cerebro.

Recuerda darle me gusta y compartir la publicación si te gustó y leer las publicaciones recomendadas en la parte de abajo. Te ayudarán un montón.

Sueña, lucha y crece.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: