¿Millennials perezosos?

Inicio / Entradas del blog / ¿Millennials perezosos?

Millennials, generación nacida entre los años 1980 – 1994

Veo muy seguido criticas a los millenials, diciendo que están criando tontos o personas inútiles porque se la pasan mucho tiempo conectados a la tecnología. ¡Esto me hace reír y al mismo tiempo me hace enojar!

Hemos nacido en una época en la que hay problemas ambientales, políticos, guerras por el poder y generaciones anteriores a las nuestras que se preocupan más por el dinero y sobrevivir.

Nos han vendido la TAN FALSA idea de que, si estudiamos en un colegio y en una universidad, seremos exitosos y felices.

(Lee también: Muévete rápido y rompe cosas)

Las personas todo el día y todos los días nos estamos desarrollando, los jóvenes nos enfocamos más en cosas que nos hagan felices, el matrimonio y familia e hijos ya no nos atrae tanto como en épocas anteriores.

Algunos estudiamos una carrera universitaria, la terminamos y nos vimos encerrados en una oficina, en un sitio en el que aprendíamos máximo los primeros dos meses y de ahí en adelante era una monotonía absurda.

Aún nos siguen llamando la generación más pobre o la que genera menos dinero. Cambiaré ahora mismo todo este paradigma que se tiene y todo lo que verdaderamente somos los millennials.

Todo lo que nos vendieron como éxito y felicidad ya no es lo mismo hoy en día, hemos sacado las garras y nos hemos re-inventado de una manera genial.

(Lee también: crear o morir)

Quienes somos los Millennials

Yo soy millennial

Nos pasamos más tiempo en la laptop y compartiendo con personas porque son dentro de las pocas fuentes que más nos generan alegría.

La laptop, porque desde allí hacemos todo el trabajo, tomamos decisiones, desarrollamos lo que más nos gusta, tenemos la información más fresca, la laptop es mi mejor herramienta.

Y las personas, porque son una fuente de energía interminable, cada vez que compartes con alguien, esa misma energía que le diste, te va a llegar de regreso, esa persona va a alimentar tu vida y felicidad.

(Lee también: con que alimentas tu cerebro)

Ahora, estamos más enfocados en temas sociales, nos afecta más lo que pasen en otros lugares del país o incluso del mundo y que esté relacionado con personas, sentimos el dolor de la otra gente, quisiéramos ayudar a todo el mundo.

Nuestro objetivo ya no es dejar más abajo al otro, al contrario, queremos que todo el mundo tenga las mismas posibilidades y que la información llegue a la gran mayoría de personas.

También, el tema familiar ya no nos afana tanto, sabemos que hay muchos niños que necesitan de nuestra ayuda y podríamos apadrinar unos cuantos en vez de seguir poblando el mundo sin arreglar lo que está mal.

(Lee también: que es el fracaso y por qué le tienes miedo)

Ahora, toda nuestra economía está en internet, las grandes empresas, inversiones, comodidades, sueños y metas las encontramos allí.

Nos conectamos con personas del otro lado del mundo, conocemos gente increíble, tenemos más información de los avances que se están presentando en cualquier área.

Tenemos más momentos únicos y memorables, queremos más comodidades no de dinero, sino que nos llene el alma.

(Lee también: la clave del éxito)

Nos encanta viajar, conocer nuevas culturas, diferentes formas de pensar y poder inventar cosas con eso que conocemos.

Podríamos estar entrando en una vida de minimalismo, ya no necesitamos tantas cosas físicas para vivir, sino con apenas lo necesario.

Y ahora te pregunto, ¿vas a seguir en la época de piedra criticando a los millennials? O ¿vas a entender que somos una generación distinta a la tuya?

Nuestro objetivo final no es el dinero, es la felicidad. Los millennials, estamos cambiando el mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: